Aquí encontrarás consejos desde las necesarias vacunas hasta una nutrición ideal, pasando por la elección de su cama y de una esquina en el que se sienta cómodo. Que a tu pequeño no le falte de nada.

Un perro en todos y cada uno de los ciclos de su vida requiere de unos cuidados concretos, pero esos cuidados han de ser más singulares y específicos cuando el animal es un cachorro. La razón es que ese cachorro precisa desarrollarse apropiadamente para lograr la fase adulta de una forma conveniente y, para esto, es preciso que el pequeño tenga todos y cada uno de los cuidados alimentarios, higiénicos y veterinarios pertinentes.

Un cachorro, por norma general, es enormemente inquieto pero incluso de este modo, tenderá a dormir un buen número de horas (una media de doce a catorce horas) en tanto que su ritmo de actividad va a ser diferente al que va a tener en una fase más adulta. Poquito a poco, la curiosidad del cachorro se va a ir dejando ver y en ese anhelo por conocer el planeta, , como dueños, debemos tener una serie de cautelas a fin de que el animal no padezca ningún accidente. En este sentido, asimismo vamos a deber comprender al animal y las posibles “trastadas” que puedan surgir cuando, por ese anhelo de husmear, tal vez haga algo que no nos complazca totalmente. Está adaptándose a un nuevo hogar, un nuevo sitio y por lo general a una vida. Se precisa paciencia.

Independiente de esto, como todo animal, es preciso y obligatorio que ese cachorro tenga un adecuado seguimiento veterinario que incluya sus vacunas, su cartilla, su chip y ante todo una noción de la salud del animal.

Por esta razón, debemos conocer cuáles son los puntos fuertes a fin de que el cachorro tenga los cuidados convenientes y pueda medrar feliz, curioso y sano. Por este motivo, desde Muy Mascotas os traemos una esencial galería en la que os contamos los cuidados básicos que precisa todo cachorro, como signos de alarma peligrosos para su salud y cautelas precisas en el momento de tener un cachorro en el hogar.

Ante todo, el primer y el punto más básico para el cuidado de un cachorro y de un animal de cualquier edad es el hecho de ser siendo conscientes de la responsabilidad que acarrean y cerciorarse de que ese animal tenga el nivel de salud justo y conveniente.

Visita al veterinario

La primera cosa que debemos hacer una vez el cachorro llega a nuestra vida es llevarlo al veterinario a fin de que este le haga las pruebas pertinentes como ponerle un chip de identificación y hacer su primera cartilla. Es independiente que tu cachorro ya esté vacunado y desparasitado. El veterinario debe tener perseverancia de ese animal y de quién es su dueño como establecer visitas futuras para asegurar la salud y el estado de desarrollo inmejorable para el animal.

Nutrición

Como cualquier animal, un perro en fase de cachorro precisa de unas ingestas al día específicas como una cantidad nutricional concreta. En cada raza de perro esas cantidades pueden cambiar, lo mejor es que consultes a un especialista a fin de que, de esa forma, elijamos la nutrición conveniente rica en nutrientes como el omega tres, que contribuirá al desarrollo conveniente de su sistema nervioso. Generalmente los piensos para cachorros acostumbran a estar elaborados con pollo en tanto que es una cosa que el estómago de la mayor parte de los cachorros acepta y nos cercioramos de que el animal no padezca alergias. Con independencia de esto, lo mejor va a ser que consultemos a un especialista para la cantidad y tomas específicas y que observemos apropiadamente la etiqueta del pienso como los posibles suplementos de vitaminas que el animal necesite.

Masticación

Los cachorros siempre y en todo momento buscan algo que llevarse a la boca. Los primeros dientes de un perro acostumbran a ser realmente puntiagudos y es positivo que tengan algo conveniente que morder a fin de que los dientes tengan un buen desarrollo. Tenemos, por ende, que localizar mordedores que sean convenientes para su género de dentición.

Amor y cariño

Lo fundamental para un cachorro es que tenga cariño y amor. El calor del cariño va a ser fundamental para su adecuado desarrollo y sus facetas socializadoras. Va a tomar ese cariño como protección y precisará buenas dosis de amor y paciencia a fin de que medre feliz.

Reposo

Como hemos explicado, un cachorro de media duerme un sinnúmero de horas mas, es posible, que al comienzo de estar en un hogar este cachorro tenga inconvenientes para dormir y no respete por entero los horarios. Lo mejor es que tenga una cama conveniente que impida, de alguna forma, que se caiga o bien se salga de ella. Lo mejor es que hallemos una cama mullida que se adapte a su tamaño (que no sea exageradamente grande ni pequeña) y establezcamos un sitio a fin de que el pequeño duerma. Un buen truco es poner un reloj bajo el cesto a fin de que su sonido le relaje puesto que simulará el latido del corazón de su madre.

Higiene

La higiene es tan esencial para la salud de un cachorro como la propia nutrición. Salvo que el veterinario lo demande (por algún género de inconveniente cutáneo del propio cachorro) no es positivo que lo bañemos con mucha frecuencia. Si nos disponemos a bañarlo, debemos decantarse por un champú conveniente para cachorros puesto que su piel es más sensible. Otra gran opción para sostenerlo limpio sin precisar bañarlo es emplear toallitas de bebé.

Antiparasitarios

Que el cachorro este desparasitado interiormente es por entero preciso para su salud. Este género de desparasitación la pautará y efectuará el veterinario.

Cepillado

El cepillado es esencial a fin de que su pelaje medre sano y es cuestión higiénica que lo hagamos por lo menos una vez a la semana (asimismo depende del género de pelo del cachorro). Aparte de esto, nos dejará ver que no tiene ninguna herida y que su piel está bien. Del mismo modo va a mejorar la circulación del cachorro y nos dejará buscar en su cuerpo posibles parásitos.

Paseos

Queda completamente prohibido que el perro salga a caminar si no está desparasitado y con las vacunas pertinentes, es esencial para él. Del mismo modo es positivo, siempre y en toda circunstancia bajo recomendación veterinaria, que tenga un collar o bien arnés conveniente que no le oprima y que poquito a poco le enseñemos a caminar adaptándonos asimismo a su nivel de energía.

Hogar

En el hogar va a deber tener una sala donde sentirse seguro y cómodo. Allá va a deber tener su cama y sus juguetes y por otra parte 2 cuencos distinguidos de agua y comida. Es positivo que tenga una zona para hacer sus necesidades predispuesta con un empapador. Debemos comprender que el pequeño todavía no tiene un horario definido para sus salidas y puede tener necesidad de hacer sus funciones biológicas más a menudo que un perro adulto. Lo mejor sería que el empapador estuviera entre la zona de comida y la zona de reposo.

Escaleras

Las escaleras, muchas veces, son motivo de terror para los cachorros y en otras les genera una curiosidad enorme conocerlas mas, ante todo, debemos tener cautela de eludir caídas y tropiezos superfluos que puedan provocar alguna enfermedad al animal. ¿De qué forma impedimos esto? Lo mejor sería que si no deseamos que el animal baje las escaleras, le pongamos un encuentre o bien “valla”. En el caso en que veamos a nuestro animal presto a fisgonear, siempre y en toda circunstancia bajo supervisión para eludir caídas (es positivo asimismo que conozcan el planeta sin obstáculos mas tampoco que se lleguen a hacer daño).

Signos de alarma

Si nuestro cachorro tiene fiebre, vómitos o bien diarreas usuales, secreción nasal, estornudos continuados, tos, atragantamiento, falta de hambre, dolor de algún tipo o bien hinchamiento abdominal, como algún bulto extraño, debemos asistir de manera inmediata al veterinario.

Vacunas

Que nuestro cachorro tenga las primeras vacunas puestas va a ser preciso para su adecuado desarrollo y su salud actual. Estas vacunas van a ser pautadas por el veterinario, quien asimismo dará la cartilla de vacunación en la que va a dar una parte de las vacunas que el animal lleva puestas, como las datas de las próximas revisiones que necesite.

Importante

Los cachorros tienden a ser nerviosísimos y extravertidos y esto, en ciertas ocasiones, puede llegar a “agobiar” a otros perros de, generalmente, edades más adultas. Si apreciamos que un perro más adulto se siente incómodo cuando nuestro cachorro se aproxima, lo mejor es que establezcamos esa relación poquito a poco para evitarnos enfrentamientos. Esto puede tomarse asimismo para cualquier otro género de animal. Del mismo modo es perfecto que en el momento de sacarle, el cachorro interaccione con otros canes mas siempre y en todo momento con cautela y dejando claro que conoce el planeta.

Responsabilidad

Mas, insistimos, la pauta más esencial y básica para el adecuado cuidado y desarrollo de cualquier clase de animal (ya no solo cachorros) es tomar conciencia de la responsabilidad que acarrea el cuidado del mismo. Un animal precisará de nuestra atención, nuestro cariño y de nuestro tiempo, más incluso si charlamos de un cachorro. Si no estás presto a asegurar esa atención, tiempo, cariño y responsabilidad a lo largo de toda la vida de ese animal es mejor que no tengas uno. Los cachorros medran y no han de ser adoptados ni regalados sin tener conciencia de ello.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *